Oración por el Creyente

Oración por el Creyente

Oración por el Creyente

Que es la Oración ¿Quién debe orar? ¿Y por qué debemos orar?

No hay una definición exacta para la oración, pero en palabras sencillas, la oración es el acto de tener una relación íntima con Dios al hablarle a Él con nuestras propias palabras. No es un monólogo sino un diálogo. La primera persona en enseñar sobre la oración fue Jesucristo, que es el Hijo de Dios. Él dio un patrón para el cual los cristianos deben usar. En sus enseñanzas, enseñó a sus discípulos los principios y la esencia de la oración.

Cuando ores, di Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino” En estas pocas oraciones, Jesús pensó que los cristianos entramos en la presencia de Dios. Primero debemos alabar a Dios y reconocerlo por quién es suyo. Después de lo cual podemos satisfacer nuestras necesidades y pedir el perdón de cualquier pecado que podamos haber cometido.

¿Quién debe orar?

La Biblia deja claro que todo creyente debe orar. Note las palabras usadas aquí. No un cristiano sino un creyente. ¿Por qué? Porque la mayoría de las personas se marcan con el título de cristiano, pero nunca practican ni hacen nada relacionado con él. Puede compararse con un cirujano que nunca practica el acto de la cirugía pero mantiene todos los certificados en la pared para que el mundo los vea.

Un creyente es aquel que escucha la palabra, la lee y hace lo que la Palabra de Dios dice. La Biblia cita “No sean solo oyentes de la palabra, sino hacedores de ella“. Esto es lo que separa a un cristiano de un creyente y se anima a cada creyente a orar sin cesar.

¿Por qué debemos orar?

La oración debe ser un ritual diario para cada creyente. Los creyentes renuevan su Espíritu interior porque están en constante comunicación con Dios y el Espíritu Santo. Hay alrededor de 310 versos en la Biblia que menciona la palabra Ora. Esto ya nos dice lo importante que es para nosotros orar a Dios. En el camino, la mayoría de los “cristianos” han perdido el acto de orar a Dios por todo.

Algunas razones por las que debemos orar.

1. La oración nos ayuda a poner en palabras exactamente lo que nos preocupa: Dale Carnegie “.

No hay una razón mejor, que se pueda comparar con lo que Dale Carnegie citó una vez. Dios nos anima a hablarle y a traerle todo tipo de problemas que nos encontremos. Es decir, cuando tenemos problemas, la primera persona que nos contactamos es Dios y, según Sus instrucciones, obtenemos soluciones para esos problemas. Los seres humanos como somos, primero intentamos hablar con las personas y cuando las cosas no funcionan, es cuando recordamos que Dios sale. El camino correcto es Dios primero, la gente segundo.

2. La oración libera todas las preocupaciones y cargas sobre Dios.

Jesucristo dijo: Vengan a Mí, todos ustedes que están muy trabajados y les daré descanso con paz y amor. Arroja todas tus preocupaciones y cargas sobre mí (Jesús). Esta escritura nos dice que debemos poner todas nuestras preocupaciones en Dios y seguir viviendo una vida feliz y fiel creyendo y sabiendo que Dios está en control. Esto es lo fácil que Dios lo ha hecho para los creyentes, ¿por qué no hacerlo?

3. La oración da un sentido de esperanza.

Se anima a los creyentes a entrar con audacia en el trono de la Gracia para que obtengamos misericordia en los momentos que lo necesiten. Cuando oramos ejercitamos nuestra fe y ponemos nuestras esperanzas en Dios sabiendo que al final del día, Él es fiel y Él nos libera. Dios no es hombre que deba mentir. Él es omnisciente, amoroso y misericordioso.

4. Un científico de fama mundial dijo: “La oración es la forma más poderosa de energía que uno puede generar”.

Entonces, ¿por qué no usarlo? Esto nos dice que no solo los creyentes conocen el misterio y las respuestas que provienen de la oración, sino que los científicos han llegado a la conclusión de que es uno de los elementos más importantes de la vida.

 

Leave a Reply