Oraciones por los Moribundos

Oraciones por los Moribundos

Oraciones por los Moribundos

Oraciones por los moribundos – Superando el miedo

¿Estás intimidado para ofrecer oraciones por los moribundos? La muerte está cerca y usted está allí para traer consuelo. ¿Puedes hacerlo? ¿Sabes cómo? El mismo miedo que tienes y el dolor que sientes también está en el corazón y la mente de quien se enfrenta a la muerte. No luches contra eso, abrázalo y compártelo. Jesús dijo en el Sermón de la Montaña en Mateo 5: 4 , “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.” Mientras lloras con alguien que se está muriendo o con alguien que está experimentando la muerte de alguien cercano a ellos – dales consuelo, te elevas, eres bendecido porque estás bendiciendo a alguien más, y tú también experimentarás consuelo.

Oraciones por los moribundos: aferrarse a la vida

Al ofrecer oraciones por los moribundos, es posible que vean una lucha en su espíritu para vivir. La salud de nuestro espíritu está curiosamente relacionada con nuestra lucha por aferrarnos a la vida. Los enfermos y los débiles, los que aún tienen poco para aferrarse en el reino físico; Todavía se aferrarán a su vida cuando su espíritu sea fuerte. Peleando una pelea que parece una batalla perdida; Los moribundos tomarán cualquier tipo de calidad de vida que se les ofrezca.

¿A qué se están aferrando realmente? ¿Qué es la vida? Jesús dijo que Él es la vida ( Juan 14: 6 ); Él da vida en abundancia  ( Juan 10:10 ); Él dijo que sus palabras son espíritu y que son vida y que la carne no sirve de nada ( Juan 6:63); y Él promete que todos los que creen en Él tienen vida eterna ( Juan 6:47 ). La vida a la que realmente nos aferramos y luchamos por tener se encuentra en Jesús ahora mismo; y se cumple justo más allá del horror de la muerte.

La muerte llega cuando la lucha por aferrarse a la carne cede. Los moribundos llegarán a aceptar el viaje que su espíritu necesita tomar. Y Jesús conoce ese viaje. Lo atravesó. Lo conquistó para ti y para mí ( Juan 11:25 ). Solo Jesús es el juez de quien hereda la vida eterna. Así que déjalo en sus manos amorosas, justas, bondadosas y dignas.

Oraciones por los moribundos – Ofreciendo esperanza

Hay esperanza y buenas noticias que pueden ofrecer en sus oraciones por los moribundos. La buena noticia es que la muerte ahora se traga en la victoria ( 1 Corintios 15: 54-57 ). Tenemos esperanza gracias a Jesús! El regreso de Jesús para reunir a su pueblo y la promesa de la vida eterna es nuestra esperanza. La Biblia a menudo nos recuerda cómo debemos anhelar su llegada y aferrarnos a su promesa de seguir adelante cuando la vida es difícil. Para el creyente, la muerte es la puerta de entrada a la promesa de la vida eterna cuando derramamos nuestros cuerpos terrenales para entrar en la presencia de Dios ( 1 Corintios 15: 50-53 ).

¡Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo! En su gran misericordia, nos ha dado un nuevo nacimiento a una esperanza viva a través de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, y en una herencia que nunca puede perecer, estropearse o desvanecerse, guardada en el cielo para ti, que por medio de la fe está protegida por El poder de Dios hasta la venida de la salvación que está lista para ser revelada en el último tiempo. En esto, te alegras enormemente, aunque ahora, por un momento, es posible que hayas tenido que sufrir el dolor en todo tipo de pruebas. Han llegado para que su fe, de mayor valor que el oro, que perece aunque sea refinada por el fuego, se demuestre genuina y resulte en alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. Aunque no lo hayas visto, lo amas; y aunque no lo veas ahora,( 1 Pedro 1: 3-9 , ESV)

Ofrezca esta esperanza a los moribundos para que puedan encontrar la paz. Jesús se reunirá con ellos en el momento de su muerte, tal como lo hizo con el ladrón en la cruz en Lucas 23: 39-43 . Nuestra fe se enfrenta al miedo a la muerte y trae consuelo e incluso alegría.

“Que el Dios de la esperanza te llene de todo gozo y paz creyendo, para que por el poder del Espíritu Santo abunden en esperanza” ( Romanos 15:13 ).

Oraciones por los moribundos – Una oración

Amado Padre Celestial, con corazones pesados ​​venimos a Ti. Tú eres el Dios Creador Todopoderoso; Santo y lleno de gracia y amor. Nuestros corazones están pesados ​​por una vida que nos está dejando. La muerte nos envuelve Señor. El miedo está esperando para derribarnos.

Gracias Padre, que gracias a Jesús, Tú conoces nuestro dolor y pena íntimamente. Gracias porque Jesús conoce el camino a través de esta oscura sombra. Toma la mano de nuestro querido hermano / hermana y hazte conocer. Guarda nuestros corazones y mentes en Cristo Jesús. Guarda lo que es tuyo y tómalo en la eternidad para estar contigo.

En Jesús, la muerte no es más que una sombra. Jesús se ha tragado sus penas y dolores. Gracias Jesús por la cruz. Gracias Jesús por la resurrección. Señor, estamos delante de ti, confesándote que eres el Señor de todo; El guardián de la puerta a la vida eterna. Su gracia y su amor abundan, incluso cuando nuestro pecado parece aumentar cada vez más.

Toma nuestras manos Señor y guíanos a través. Ponemos nuestros miedos a tus pies. Su promesa es que usted, y solo usted, vendrá a llevarnos a casa. Como dice en Salmo 23: 4 “Aunque ande por el valle de la sombra de la muerte, no temeré al mal, porque tú estás conmigo; Tu vara y tu bastón, me consolan  (ESV).

Gracias por el consuelo que encontramos en tu presencia. Por el Espíritu Santo sabemos que tu presencia está con nosotros. Envíanos tu paz Señor; La paz que sobrepasa todo entendimiento. No nos dejes renunciar y dudar. Danos una fe que sea eterna. Liberamos nuestras vidas en tus manos. Mientras esperamos y observamos, sabemos, Señor, que ninguno de nosotros escapará de este viaje a través de la muerte.

Enséñanos a abrazarlo con fe. Danos fuerza para sostener a aquellos que están más cerca de verte cara a cara. Quita el miedo en el corazón de nuestro ser querido que pronto te verá; que encuentren paz en tu gracia, consuelo en tu amor y fortaleza en tu poder poderoso sobre la muerte. Consuélenos, ya que nuestro dolor parece sobrepasarnos.

Eres un Padre bueno, justo, justo y amoroso. No nos dejemos amargarnos en esta sombra de muerte. Pero perforar nuestros corazones con una alegría que no podemos comprender o comprender. Una alegría que está por encima de todo lo que se corrompe aquí en la tierra. Jesús lloraste por la muerte y así también lloramos. Pero es un dolor y un luto que tiene alegría en el otro lado.

Tú eres el conquistador de todo; y por eso confiamos en ti. Confiamos en que harás lo que es correcto, lo que es amar. Ya sea en la muerte o en la vida, tu voluntad se cumple y eres soberano. Que sepamos tu presencia, Señor. Mantennos siempre conscientes de tu mano amorosa guiándonos a través de todas las cosas.

En el nombre de Jesús oramos, amén.

Leave a Reply